Blog de Estrategia y Marketing Digital

Cómo medir tu estrategia de Inbound Marketing

Cómo analizar tu estrategia de Inbound Marketing

Analizar tu estrategia de Inbound Marketing es un paso fundamental para saber si lo que estás haciendo te aporta buenos resultados, de forma que puedas:

  • Optimizar los elementos que te aportan mayores beneficios.
  • Estudiar por qué hay ciertas cosas que no funcionan, ver la forma de mejorarlas o eliminarlas.
  • Definir los siguientes pasos.

Porque una buena estrategia de Inbound Marketing no se queda solo con lo que se ha pensado al principio, sino que requiere de una mejora continua.

 

Nuestro objetivo, independientemente de los específicos que hayamos marcado en nuestra estrategia, debe ser siempre mejorar la experiencia de los clientes.

Si no conseguimos esto, difícilmente podremos alcanzar cualquier objetivo que nos hayamos marcado.

 

Cómo definir un plan de medición

 

Aunque el Inbound Marketing esté formado por diferentes estrategias, la base del plan de medición es la misma en todos casos.

Lo único que varía es qué tenemos que medir en cada estrategia y qué herramienta debemos utilizar.

Así que vamos con el paso a paso:

Define tus objetivos

En primer lugar tenemos que definir nuestros objetivos empresariales. Esto depende de tu tipo de negocio, pero algunos objetivos generales son:

  • Vender productos o servicios.
  • Conseguir leads.
  • Aumentar la frecuenta de visitas.
  • Fomentar la interacción.
  • Fidelizar a los clientes.
  • Ayudar a los usuarios a encontrar la información que necesitan.
  • Dar a conocer la marca.

Después definiremos los objetivos que nos hemos marcado en cada una de las estrategias que forman el Inbound Marketing, por ejemplo:

  • SEO mejorar el posicionamiento de X palabra.
  • Marketing de contenidos  fomentar la interacción, aportar información.
  • Redes sociales  dar a conocer la marca, fomentar la interacción.
  • E-mail marketing  fidelizar a los clientes.

Es muy importante que tengamos claro qué queremos conseguir con cada una de las estrategias porque si no, ¿cómo sabremos cómo actuar?

 

Define qué tienes que medir

Es decir, qué indicadores o KPIs concretos tienes que medir en cada estrategia para determinar si lo que estás haciendo funciona o no.

Por ejemplo, si en redes sociales quiero fomentar la interacción puedo medir el número de me gusta, comentarios y compartidos.

Sin embargo, como con mis campañas de e-mail marketing quiero aumentar la fidelización, puedo medir cuántos de mis suscriptores vuelven a comprarme un producto.

 

En este punto es interesante distinguir 2 tipos de conversiones:

  • Macroconversiones: la acción que hace que el objetivo que me he propuesto se haya cumplido. En el ejemplo de la fidelización a través del e-mail marketing, he conseguido vender un producto.
  • Microconversiones: son pequeños objetivos que, aunque no son el objetivo final, me indican que el cliente ha empezado el camino. En el mismo caso, he conseguido que el cliente haga clic en el enlace que le lleva a la ficha de producto, aunque aún no ha comprado.

Microconversiones y macroconversiones

 

Esto es muy interesante porque nos va ayudar a entender mejor en qué punto los clientes se caen y no llegan a cumplir el objetivo final.

No sirve de nada darse cuenta de que no conseguimos los objetivos si no somos capaces de determinar por qué.

Por ejemplo, analizando mi campaña de e-mail marketing, con la que quiero que clientes vuelvan a comprar un nuevo producto, me encuentro con lo siguiente:

  • Envío mi e-mail a 1500 personas.
  • 1000 personas abren mi e-mail.
  • Solo 50 pinchan en el enlace que les lleva a la ficha de producto.

Parece que el asunto del e-mail ha interesado a muchas personas, pero hay algo ahí dentro que no ha convencido a casi nadie.

En este caso, me toca analizar ese e-mail para ver qué ha podido pasar.

 

Otro ejemplo similar al anterior:

  • Envío un e-mail a 1500 personas.
  • 1000 personas abren mi e-mail.
  • 600 hacen clic en el enlace que les lleva a la ficha de producto.
  • Nadie compra.

Esto evidencia que el problema está ahí, en la ficha de producto. Hay muchas personas que les ha interesado el mensaje que les he mandado, pero por alguna razón hay algo que no les convence.

En este caso, aunque esté analizando mi estrategia de e-mail marketing, está claro que tengo que poner el foco en mi ficha de producto y mi web para ver qué problema hay.

 

He querido poner este segundo ejemplo para destacar que, aunque tratemos de analizar cada estrategia por separado, en Marketing en general y en Inbound Marketing en particular todo lo que hacemos está relacionado.

De nada sirve obsesionarse y hacer una estrategia en concreto perfecta si todo lo demás está regulero.

Porque tus campañas de e-mail marketing pueden ser las mejores, pero si después de hacer clic tus usuarios se encuentran con una web desordenada, sin información o que no cumple del todo con lo que le habías dicho, todo ese esfuerzo no va a servir para nada.

 

Selecciona e implanta las herramientas de medición

Una vez seleccionados los KPIs necesitan herramientas que te permitan medirlo.

Aquí te dejo algunos ejemplos para cada una de las estrategias que forman el Inbound Marketing. Lo ideal es que les eches un vistazo y tú mismo decidas cuál se adapta mejor y te resulta más fácil e útil:

SEO

Para saber si está funcionando debemos conocer la posición que ocupan nuestras palabras clave.

  • Seobox
  • Rankerizer

MARKETING DE CONTENIDOS

En este caso dependerá de cómo desarrolles tu estrategia, porque esto puedes hacerlo a través de un blog, vídeos, tutoriales, e-books…

Pero por poner algunos ejemplos:

  • Si quieres analizar los comentarios, lo encontrarás en el propio CMS que utilices.
  • Si quieres analizar la interacción probablemente utilices alguna herramienta que permita compartir contenido, como Sumome, por lo que ahí mismo tendrás acceso a estadísticas.
  • Si el contenido lo ofreces a través de Youtube, en la propia plataforma tendrás acceso a las estadísticas.

REDES SOCIALES

Las redes sociales ya ofrecen un apartado de estadísticas, por lo que ahí mismo puedes conseguir los datos.

En caso de que quieras algo más de información puedes utilizar herramientas como:

  • Hootsuite. Si utilizas esta herramienta para programar contenidos en redes sociales también tendrás acceso a varios informes de estadísticas.
  • Metricool para medir resultados en Facebook, Twitter e Instagram. Por cierto, también puedes conectarlo a tu blog para tener acceso a estadísticas del mismo.
  • Tweetreach, para medir los resultados en Twitter.

E-MAIL MARKETING

Todas las herramientas de e-mail marketing (Mailchimp, Mailrelay, Acumbamail…) incluyen una sección de estadísticas, por lo que esa es la mejor forma de hacer el seguimiento.

 

Y, por supuesto, todo esto debe verse complementado por Google Analytics, que es el que te dirá qué pasa exactamente una vez que los usuarios llegan a tu web.

 

Crea un informe de resultados

Quizás eres uno de los que ha sufrido como yo los finales-principios de mes haciendo informes de clientes.

Pero te recomiendo que aunque tú seas el único que se encargue de la estrategia de marketing y no tengas que rendirle cuentas a nadie, elabores un informe tal y como si tuvieras que entregarlo a una junta de accionistas (a lo mejor no hace falta que sea tan exagerado, pero tú me entiendes).

Te lo recomiendo porque:

  • Cualquier día las herramientas pueden fallar y puedes quedarte sin los datos.
  • Es la mejor manera de ver todos los datos juntos y ver de verdad cómo ha evolucionado todo.

La periodicidad de este informe dependerá de tus necesidades, pero considero que al menos una vez al mes habría que dar un repaso para ver cómo va la cosa y, quizás al trimestre, semestre o al año hacer un informe mucho más profundo.

 

Mide, analiza y mejora

Una vez recabados todos los números, llega la hora de la interpretación.

No te quedes solo en lo superficial de decir “esto ha mejorado” o “esto ha empeorado”, sino trata de descubrir por qué ha podido pasar y toma decisiones al respecto.

Anota lo que vas a hacer durante los próximos días, semanas o meses y en los siguientes informes analiza si ha dado algún resultado, para bien o para mal.

 

Llegados a este punto tengo una buena y una mala noticia: la mala es que este trabajo no acaba nunca, la buena es que si le pones empeño vas a poder conseguir muchísimas cosas 🙂

 

 

Espero que te haya servido este post y te recomiendo de verdad que, al menos una vez al mes, dediques un rato a analizar cómo avanza tu estrategia. Si trabajas para otros, ya sabes que esto es obligatorio 🙂

¿Añadirías algo más?

 

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *